Préstamos a Plazos

préstamos a plazos

Los préstamos a plazos son una solución en auge para millones de personas de toda España. Hoy en día, además, estos servicios pueden solicitarse cómodamente desde casa y de manera online. De esta manera ya no es necesario desplazarse hasta una entidad bancaria, esperar a que te toque el turno y, una vez frente al trabajador de la sucursal, explicar por qué queremos este préstamo.

Actualmente todo este proceso se ha vuelto mucho más rápido y agradable para los ciudadanos, que pueden recibir pequeñas o moderadas cantidades de dinero sin la necesidad de dar explicaciones. Los préstamos a plazos, además, suponen un riesgo mucho más asumible para el cliente, quien hace apenas unos pocos años debía ofrecer un aval con su casa, su vehículo… o incluso la casa o el coche de los padres.

qué es un préstamo a plazo

¿Qué son los prestamos online a plazos?

Pero para hablar de este tipo de préstamos primero es necesario definir y concretar de qué se trata. Este tipo de servicio financiera es conocido también bajo el nombre de micro créditos o micro préstamos, y que suelen basarse en la gestión de una cantidad pequeña o moderada de dinero. Dicha cantidad suele oscilar entre los 500 y los 5.000 euros, aunque varía enormemente en función de la empresa o plataforma web.

En resumidas cuentas, este servicio ayuda a cualquier tipo de persona que deba afrontar un pago para el que no tiene dinero suficiente. Para ello solo debe ingresar en la página web de la banca en línea que ofrece el préstamo online, indicar su número de cuenta y la cantidad de dinero que quiere que le ingresen en la misma. En un plazo normalmente inferior a las 24 horas, la empresa o web comprueba que no hay ningún problema con los datos facilitados y hace efectivo el ingreso.

Cómo puedo devolverlo

¿Cómo se devuelve el dinero?

Al solicitar el préstamo, el individuo también puede escoger cuál es su disponibilidad para devolver el dinero que le han dejado. Estas plataformas tienden a ser muy flexibles en los plazos de devolución, que pueden ir de un mes hasta 12 o 24 meses. Cuanto más tiempo te tomes para devolver el dinero prestado mayores serán también las comisiones que te pedirá la banca online, por lo que es buena idea tratar de reducirlo al máximo. Si crees que podrás recuperar el dinero en 6 meses, es mejor seleccionar esta opción y así intentar pagar menos en tasas y comisiones.

Una vez escogido el plazo de devolución y recibido el dinero del préstamo, deberás estar atento para poder disponer de todo el dinero que te será reclamado cada mes. Si has pedido 1000 euros a devolver en un plazo de 6 meses, y con estas especificaciones se te ha aplicado una tasa de interés del 12%, significa que durante los próximos 6 meses deberás pagar un total de 1120 euros. Esta cantidad se dividirá entre 6, por lo que cada mes necesitarás disponer de 186,6 euros en la cuenta del banco que has vinculado al préstamo.

Cada empresa realiza estos pagos de forma distinta. Algunas te piden el pago mensual al principio del nuevo mes, mientras que otras lo hacen a mitad o a finales. Igualmente, algunas entidades de banca online te cobran directamente el dinero que debes devolver de la cuenta donde te han hecho el ingreso. En otras, en cambio, debes hacer personalmente el traspaso de dinero. En estos casos debes anotarte siempre la obligación de pagar los prestamos a devolver a plazos, o de lo contrario te reclamarán el dinero y sumarán una pequeña tasa o comisión por el retraso.

reglas de préstamos a plazos

Algunas reglas y requisitos

En España existen apenas unos pocos requisitos para poder beneficiarte de los prestamos a devolver a plazos de manera online. Sin embargo, es importante asegurarse de que siempre que pidas uno vas a poder devolverlo con las condiciones y el tiempo establecidos, o puedes verte inmerso en una espiral de créditos que utilizas para pagar créditos anteriores.

Uno de los requisitos más frecuentes que piden las entidades bancarias es cierta solidez y seguridad en lo que respecta a tener ingresos de manera regular. Para ello a veces pedirán la fotocopia de tus últimas nóminas, en las que pueden ver si ganas lo suficiente para poder devolver el dinero prestado y, a su vez, si tienes un trabajo de manera temporal o indefinida. Algunos bancos también aceptan la factura de la pensión o la declaración de la renta a modo de comprobante de tu solidez económica.

Otro requisito para solicitar un préstamo de estas características en España es que tengas un buen historial crediticio. Este es un informe interno de los bancos, donde queda registrado si has solicitado dinero por una cantidad mayor a los 6.000 euros durante los últimos 10 años. Esto hace que la mayoría de pequeños préstamos a plazos no aparezcan en dicho informe. Sin embargo, las entidades bancarias tiene formas de saber si estás haciendo frente a la devolución de un préstamo mientras esperas que ellos te den otro.

Deuda

La regla más importante: las deudas

En España son muchos los organismos que recogen y registran las deudas que puedas haber tenido a lo largo de los años (los archivos RAI, ASNEF y EXPERIAN son algunos de ellos). Por este motivo es importante que pidas los préstamos con cabeza y responsabilidad, y que trates de cumplir siempre con los plazos de pago de tus facturas e impuestos. Ningún banco, ya sea tradicional u online, quiere dejar su dinero a un ciudadano con historial de impagos, así que incumplir este requisito te cerrará muchas puertas de cara a conseguir financiación.

De la misma manera, cualquier entidad confía más en un cliente habitual que en un recién llegado.

Si estás interesado en conseguir préstamos para pagarte un coche nuevo, para costear una carrera en la universidad o la entrada en el colegio de los niños, trata de acudir siempre a la misma empresa o plataforma de servicios financieros. En el caso de que nunca hayas tenido problemas a la hora de devolverles el dinero, confiarán en ti y te harán el ingreso de manera rápida y sin preguntas.