Préstamos con ASNEF

Préstamos con ASNEF

¿Qué significa y qué es ASNEF?

Las siglas ASNEF significan Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito. Anteriormente el nombre que se le asignaba a esta entidad española era Asociación Nacional de Entidades de Financiación (ASNEF).

La principal función de esta asociación es agrupar a diversos tipos de entidades que pueden ser consideradas como establecimientos financieros de crédito. Entre estas entidades se pueden encontrar entidades financieras, empresas de suministros, editoriales, administraciones públicas, compañías de telefonía, etc. Todas ellas están especializadas en ofrecer créditos, pero no pueden captar depósitos procedentes del público. Su principal especialización es la concesión de créditos al consumo.

La primera vez que ASNEF apareció en España fue en el año 1957 y desde entonces es principalmente conocida como un registro de morosos, el mayor del país, denominado fichero de ASNEF. En este fichero se puede encontrar información de todas aquellas personas que tengan una deuda pendiente con algunas de las entidades que forman parte de ASNEF y que han sido las responsables de otorgar la información correspondiente a esa persona y su deuda a dicho fichero. Este fichero es gestionado por una empresa estadounidense conocida con el nombre de Equifax desde el año 1994.

Motivos de inclusión en ASNEF

Motivos de inclusión en ASNEF

De forma general, se puede decir que el fichero de ASNEF funciona según las directrices marcadas por ley Orgánica 15/1999 y por el Real Decreto 1720/2007 en cuanto a materia de protección de datos, directrices que se emplean para determinar la inclusión o exclusión de una persona en dicho fichero.

De esta forma, según los artículos 37 y posteriores del Real Decreto 1720/2007 para que los datos de una persona sean incluidos en un fichero de solvencia de este tipo deben cumplirse los siguientes requisitos:

  • Debe existir una deuda. Para ser incluidos en un fichero de morosos es preciso que exista una deuda previa. Esta deuda debe estar vencida, ser exigible y debe estar impagada.
  • Debe haber transcurrido un tiempo inferior a seis años. Para que una persona sea incluida en ASNEF es necesario que el periodo de tiempo desde que hubo de producirse el pago de la deuda o el vencimiento de la obligación de pago, ya sea única o periódica, sea inferior a seis años. En caso de haber transcurrido más tiempo, la deuda no podrá incluirse en dicho fichero.
  • Es necesario un requerimiento de pago. Para poder incluir una deuda en el fichero de ASNEF es preciso que previamente a este paso la persona deudora haya sido debidamente notificada mediante un requerimiento de pago.

Para que estos requisitos se cumplan no es necesario que la deuda tenga un importe mínimo. Es suficiente con deber un euro a una empresa que quiera cobrarlo para que los datos de una persona terminen apareciendo en este fichero de morosos.

Un punto importante es que el acreedor debe informar al deudor de que, en caso de no producirse el pago requerido, sus datos podrán ser incluidos en un fichero de morosos. Una vez realizada la inclusión, los responsables del fichero disponen de treinta días para notificar al deudor de dicha acción, para que pueda ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición o cancelación. Esta notificación debe realizarse de forma independiente para cada deuda, aunque la persona deudora sea la misma en todos los casos. A partir de este momento, el deudor dispone de treinta días para abonar la deuda, debiendo, en ese caso, ser eliminado del fichero en un plazo máximo de diez días. Si la deuda no es solventada, la persona afectada pasará a considerarse moroso durante un periodo de seis años.

Para saber si se ha sido incluido en este tipo de ficheros se debe ejercer el derecho de acceso. Para ello, se puede solicitar al acreedor o a la empresa que gestiona el fichero, ASNEF en este caso, sus datos personales en el fichero. Para ello, basta con enviar una carta o un correo electrónico donde debe adjuntarse el DNI del titular de la deuda. El acreedor o el titular del fichero tiene un plazo de un mes para contestar este requerimiento y en el caso de no hacerlo, el deudor podrá interponer una denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos.

ASNEF y RAI

¿Existen otros ficheros de morosos además de ASNEF?

En España existen numerosos ficheros de morosos, siendo los más importantes ASNEF y RAI.

Con las siglas RAI se denomina al Registro de Aceptaciones Impagadas. Este fichero está destinado a los impagos de personas jurídicas, estableciéndose un importe mínimo de 300 euros para entrar a formar parte de este fichero. Los principales encargados de proporcionar datos al RAI son las entidades de depósito o crédito. En el momento en que cualquier entidad de estas características disponga de un documento donde una persona se compromete a realizar un cierto pago y este no se produce puede ser notificado al RAI y por consiguiente inscrito en el fichero de morosos. El tiempo de permanencia en este fichero es de treinta meses. Pasado este tiempo y si la deuda ha sido saldada se puede solicitar la cancelación de los datos de dicho fichero.

Otro de los registros de morosidad existentes es el gestionado por la compañía Experian Bureau de Crédito que tiene activo el fichero denominado BADEXCUG (Base de Datos Experian Closed Users Group). Experian es una multinacional inglesa que comenzó a operar en España en el año 1992.

Las siglas FIM hacen referencia al Fichero de Inquilinos Morosos, el primer fichero de morosos elaborado en España que se encuentra inscrito en la Agencia Española de Protección de Datos. Se encuentra activo desde el año 2009 y contiene los datos relativos a arrendamientos impagados. Resulta de gran ayuda para los dueños de las viviendas que pueden consultar dicho fichero y conocer si su futuro inquilino figura en el mismo antes de firmar el contrato.

Procedimiento para salir de un fichero de morosos

Figurar en un fichero de solvencia como los comentados anteriormente es una prueba que utilizan muchas empresas para comprobar si una determinada persona es financieramente fiable. En el caso de figurar en el mismo es muy habitual que se denieguen solicitudes como el alta en una compañía de teléfonos, contratar un determinado servicio como la luz o el agua o vender un producto. Por ello, salir de este tipo de ficheros resulta vital para no tener esa lacra durante un tiempo innecesario. Las claves para conseguir salir de un fichero de morosos son:

  1. Pagar la deuda. Si existe una deuda cierta, vencida, exigida y reclamada por una determinada empresa el primer paso es pagarla. Una vez esté solventada es necesario comprobar que los datos relativos a la misma han sido eliminados de dicho fichero. No resulta recomendable confiar en que la empresa acreedora se encargará de este paso. Es mejor solicitar la baja al fichero correspondiente, adjuntando el DNI y la copia del pago.
  2. Si se reclama la deuda no se puede figurar en dicho fichero. En el caso de no estar conforme con la deuda y reclamarla, no es posible figurar en un fichero de morosos, ya que la Agencia Española de Protección de Datos así lo considera. Por ello, cuando se reclame una deuda se debe denunciar a la Agencia Española de Protección de Datos que la inclusión en dicho fichero de solvencia no procede.
  3. Otra forma de salir de dicho fichero es en el caso de que la deuda no exista. En este caso, si se ha producido un error se debe solicitar la baja al titular del fichero, quien tendrá diez días para responder. En caso de no hacerlo se debe denunciar a la Agencia Española de Protección de Datos el hecho para que se abra el oportuno expediente.

Créditos rápidos con ASNEF

Créditos rápidos con ASNEF

Cuando se solicita un crédito lo primero que realizan las entidades financieras es comprobar si la persona solicitante se encuentra inscrita en el fichero de morosos de ASNEF. Se verifica cuánto dinero se debe y a quién. Esta situación es un impedimento para conseguir financiación, ya que el solicitante posee una deuda que no ha solventado y por tanto conceder dinero a dicha persona implica un riesgo importante. Pero figurar en este fichero no significa que no se sea solvente.

Existen empresas que ofrecen préstamos con ASNEF de forma rápida. Estas empresas, por norma general, otorgan dichos préstamos si el importe del impago es inferior a dos mil euros y dicha deuda no es con un banco o una entidad financiera. Existen otras más restrictivas que fijan el máximo de la deuda en setecientos euros o incluso en ciento cincuenta euros. Estas cifras no son una ciencia exacta, es decir es posible conseguir prestamos rapidos con ASNEF, aunque las cantidades sean superiores a las mostradas, dependiendo de las características de cada caso concreto. Para ello, el departamento de riesgos de cada una de estas empresas prestamistas realiza un análisis de cada caso, evaluando los ingresos recibidos, el importe de la deuda y la situación económica actual, factores que determinan la concesión o no de los préstamos con ASNEF.

Las empresas que conceden mini prestamos con ASNEF son empresas de crédito privadas ya que las entidades bancarias nunca conceden créditos a una persona que figura en un fichero de morosidad debido a que no quieren correr el riesgo de hacer negocios con una persona cuya solvencia está en entredicho. Este tipo de empresas puede conceder hasta un máximo de mil quinientos euros. En muchas ocasiones, con intención de comprobar la confianza de un cliente, se otorga un primer préstamo de hasta trescientos euros y una vez devuelto dicho préstamo se puede acceder a uno de mayor importe. Se establece el nivel VIP de confianza a medida que la persona solicita préstamos y los devuelve sin problemas.

El hecho de estar en el paro o no disponer de nómina no es un problema para estas empresas crediticias privadas. No piden nunca la existencia de un aval para conceder un préstamo, ni exigirán la existencia de un trabajo fijo y estable. La única condición imprescindible para acceder a este tipo de créditos es disponer de una fuente de ingresos regular y demostrable.

Los créditos otorgados por estas entidades de crédito no son diferentes si se está inscrito en ASNEF o no. No tienen condiciones diferentes, ni se ofrecerá un trato especial a aquellas personas que no hayan sido incluidas en dicho fichero. El plazo de devolución del préstamo es el mismo en ambos casos. Suele ser de aproximadamente treinta días y se puede realizar por transferencia bancaria o bien mediante tarjeta. Se puede solicitar una prórroga del pago de la deuda tanto si el solicitante aparece como moroso en ASNEF, como si no aparece. En este caso se deberá pagar una comisión e intereses por dicha prórroga como en cualquier tipo de crédito solicitado, comisión e intereses que son los mismos en el caso de que el solicitante se encuentre inscrito en ASNEF o no.

Otra forma rápida y cómoda de disponer de un crédito es solicitar prestamos online con ASNEF. Este tipo de minicréditos pueden otorgar una cantidad de hasta quinientos euros y resulta una ayuda interesante para las personas que no pueden acceder a las soluciones de crédito clásicas al estar incluidos en un fichero de solvencia. Un requisito para poder hacer uso de este tipo de préstamos es necesario que la deuda que generó el ingreso en dicho fichero no sea con una entidad financiera. Los requisitos para solicitar este tipo de préstamos es disponer de un teléfono móvil y un correo electrónico, ya que serán empleados como vías de comunicación. Además, es necesario tener una cuenta bancaria y una fuente de ingresos regular y demostrable. Al igual que en el caso comentado anteriormente, no disponer de nómina no es un impedimento para poder solicitar este tipo de financiación. Tampoco se solicitan avales.

Otra vía para conseguir un préstamo rápido con ASNEF es a través de las casas de empeño, que conceden préstamos sin importar el importe solicitado. Eso sí, solicitan una serie de garantías para asegurar el cobro del préstamo concedido. Estas garantías pueden ser una vivienda en el caso de disponer de la misma, un vehículo o incluso joyas, aunque esta práctica no es muy común en las casas de empeño.

  • Para todo aquel que no sepa que es el ASNEF se podría resumir que es una institución que vela por la buena salud de la financiación. Entre muchas de sus tareas se encuentra la de elaborar un fichero de morosos conocido como “la lista del ASNEF“.

    ¿Cómo sé si estoy en la lista?

    Lo normal para empezar es que en el caso de que usted sea una de las personas que figuran ahí es que se lo hayan notificado. En caso de que tenga dudas puede redactar un escrito adjuntando una copia de su DNI pidiendo dicha información a los siguientes contactos:

    C/Albasanz, 16, 28037 Madrid, España
    sac@equifax.es
    Fax: 91 768 77 53
    Teléfono: 91 768 76 00

    ¿Puedo conseguir créditos estando en el ASNEF?

    Lo normal es que no, aunque con el caso de los mini creditos rapidos existen excepciones. Si la cantidad adeudada no es muy grande o pertenece a sectores como la telefonía es posible que le concedan el préstamo que está buscando. Lo más aconsejable en cualquier caso es dejar de figurar en esos ficheros. Por desgracia, salvo error, la única forma que existe es saldando la deuda. Para ello deberá conocer a qué entidad debe usted dinero y hacer el ingreso en la cuenta que le faciliten.