Préstamos sin nómina

creditos sin nomina ni aval

Hay momentos en la vida en que necesitamos pedir un crédito al banco, ya sea por necesidades personales, urgencias médicas, o simplemente por hacerle algunas mejoras al hogar. Sin embargo, solicitar un crédito suele ser un dolor de cabeza.

Muchos bancos exigen un número de requisitos tediosos para la solicitud, los dos más comunes son pertenecer a una nómina o presentar un aval. Pero ¿qué sucede si en este momento no estamos en nómina? ¿Qué hacemos si no podemos presentar un bien o nuestros ahorros como aval?

Estas situaciones son más comunes de lo que se piensa, y dependiendo de la cantidad solicitada, muchas veces presentar un aval con nuestro vehículo o ahorros de toda la vida puede ser la opción más viable para demostrarle al banco que tenemos capacidad de pago, a corto o largo plazo.

No obstante, también es muy posible que nuestros ahorros no sean suficientes o que nos encontremos sin trabajo por el momento. Afortunadamente, sí es posible solicitar un préstamo sin nómina ni aval. ¿Cómo lo solicitas? Te lo explicamos en las siguientes líneas.

¿Cómo solicitar un préstamo sin aval ni nómina?

Lo primero que debes saber es que no necesitas acudir a un banco exclusivamente, existen otras plataformas de crédito online que facilitan este tipo de requerimientos sin tantas cláusulas.

Si ya has consultado en distintos bancos los procedimientos para pedir un crédito, seguramente ya estés algo cansado y hasta angustiado por la cantidad de requisitos y montos bajos que ofrecen.

Y esa es precisamente la razón por la que hoy existen prestamistas online, porque hay una cantidad significativa de personas que han sido rechazados por los bancos o que simplemente no quieren intentar en ellos.

Entre las muchas ventajas que nos ofrecen, está la ausencia de mensualidades, junto a préstamos iniciales por un monto que, de pagarse la totalidad a tiempo, permiten solicitar otro por un valor mayor.

Son el tipo de crédito ideal para personas que necesitan una ayuda extra para llegar a final de mes, trabajadores independientes, con ingresos bajos o irregulares.Y por supuesto, no es necesario que estés en nómina o que ofrezcas un aval.

Entre las mejores plataformas para préstamos en línea hemos seleccionado los siguientes para tu comodidad.

Credy

credy es logo

Es una plataforma de crédito online con requisitos muy flexibles. Su ideal es ofrecerle una segunda oportunidad económica a quien más lo necesita, por lo que conceden préstamos sin nómina ni aval.

Credy ofrece la oportunidad de solicitar un crédito sin hacer pagos mensuales; la devolución del dinero se hace de una sola vez y es por ello que no piden confirmación de nómina. Y una vez pagado en su totalidad, no tienes ninguna otra obligación con esta agencia.

Por supuesto, puedes solicitar el pago por mensualidad si así se te hace más sencillo, solo ten en cuenta que, al igual que los bancos, a mayor plazo, más son los intereses.

Cofidis

cofidisSe trata de una financiera que tramita créditos a distancia, tienen distintas opciones según tu necesidad.

Entre las más solicitadas está el Préstamo Rápido, donde puedes conseguir una cantidad moderada de dinero sin dar muchas explicaciones ni ningún tipo de aval.

Todo lo que necesitas es llenar una solicitud y Cofidis se adapta a lo que buscas. Lo mejor es que no hay costes de mantenimiento ni apertura para los créditos online.

QuéBueno

quebuenoTienen una plataforma digital bastante dinámica donde podrás solicitar un crédito online en menos de 10 minutos.

Esa es la cantidad de tiempo que te toma llenar la solicitud y enviarla, en cuestión de horas evalúan la petición y te dan una respuesta.

Puedes pagarlo en 30 días o extender la póliza por el tiempo que más te convenga, también puedes solicitar una prolongación en el caso de que las cosas no vayan como lo esperabas y necesites un poco más de tiempo.

Ten en cuenta que casi todas las casas de préstamo digitales son muy flexibles en sus condiciones e intereses, pero ofrecen cantidades bajas a ser pagadas en un plazo máximo inicial de 30 días.

Los requisitos básicos comunes son tener un DNI, ser mayor de 18 o 20 años, y ser titular de una cuenta bancaria. Si lo ves muy sencillo es porque efectivamente lo es, solo asegúrate de poder pagar la totalidad en el tiempo estipulado.