Fondo de Riesgo

fdr

En el lenguaje económico, se denomina fondo de riesgo o fondo de capital riesgo al organismo de inversión colectiva que aporta su dinero a empresas de creación reciente pero a las cuales considera de enorme potencial. En definitiva, se distingue de un fondo tradicional de inversión en lo aventurado de su apuesta. De ahí que también se los llame “venture capital”.

Los fondos de riesgo surgen a principios de los años noventa como una manera de inyectar dinero a empresas de base tecnológica con unas grandes expectativas de crecimiento. De hecho, jugaron un papel fundamental en el desarrollo de las nuevas tecnologías, con Internet a la cabeza. No obstante, con el tiempo, estos fondos también han apostado por otro tipo de negocios más tradicionales y sólidos. Bien es cierto que suelen hacerlo como una forma más sencilla y menos arriesgada de obtener beneficios.

De acuerdo con todo lo dicho, el principal inconveniente de estos fondos de riesgo es, justamente, lo audaz de sus apuestas. Invierten en empresas cuyo crecimiento todavía no ha llegado. Y, en consecuencia corren el riesgo de perder todo lo invertido si, finalmente, aquel no se produce. Es decir, si el negocio donde han invertido no crece o se estanca.

En consonancia con lo explicado, en economía se distinguen dos clases de fondos de riesgo, que son las siguientes.

Venture capital

Son aquellos fondos que escogen para su inversión empresas en proceso embrionario y las apoyan en su crecimiento, promoviendo su desarrollo.

Private equity o fondos de capital inversión

Se dedican preferentemente a invertir en empresas consolidadas que ya son rentables. Su objetivo, por tanto, es conseguir mayores beneficios, ya sea en forma de dividendos o de plusvalías tras su venta.

Por otra parte, los fondos de riesgo no permanecen mucho tiempo en el negocio en el que invierten. Normalmente, su objetivo es entrar en el mismo en su fase inicial. Lo hacen después de haber valorado el plan de negocio que les presentan los responsables de la empresa a través de sus propios expertos. Y, posteriormente, cuando el proyecto ha crecido, vender su participación a otros. A su vez, estos pueden ser la propia empresa, un inversor tradicional e incluso otro fondo.

Por tanto, los fondos de riesgo ejercen un papel fundamental en el desarrollo de empresas basadas en una idea nueva o en un concepto novedoso de negocio. Un buen ejemplo es Twitter en sus inicios. Sin embargo, no son altruistas. Con su inversión buscan ganar dinero de forma rápida. Y ese es el principal inconveniente de invertir en estos fondos: el riesgo de perder todo el capital que se ha aportado.